Translate

jueves, 7 de agosto de 2014

36- Circulación toroidal de las energías crísticas planetarias y humanas


            Los acontecimientos mundiales son el efecto de las Energías Solares circulando en el aura planetaria. Estas energías provienen desde diferentes Fuentes Solares en el Cosmos; siendo la más cercana el sol de vuestro sistema planetario. Este es el ‘astro’ que está más conectado en forma continua con los planetas que conforman su sistema y que lo circunvalan con sus movimientos de traslación.
Ciertas radiaciones provenientes del sol se han acrecentado en las últimas décadas. Esas radiaciones son visibles materialmente en las llamadas “erupciones solares”, pero esas erupciones solares visibles son tan solo la expresión material de erupciones astrales que provienen de su masa astral y búdica. Esas radiaciones emitidas como consecuencia de las erupciones llegan a todos los planetas del Sistema Solar, y particularmente en el Planeta Tierra encuentran asentamiento en su masa etérica, astral, mental y búdica global.

Las energías solares impactan en la atmósfera áurica global, pero la mayor parte de la radiación es dirigida por Inteligencias a través del Polo Norte hacia el interior del Planeta, nutriendo al Sol central de GAIA.
Mientras una porción de la energía que fluye nutre al sol interno del planeta, otra porción de esa radiación sigue su curso por el eje interno, brotando finalmente por el polo sur. Al brotar, la energía sale en forma envolvente de sur a norte, y al llegar al polo norte recircula hacia el interior del planeta, volviéndose a efectuar todo el circuito, ininterrumpidamente.

Tratad de visualizarlo y veréis la “forma toroidal” de circulación de la energía. Esto es lo que está sucediendo en las capas suprafísicas del planeta.

Las energías solares (crísticas) que llegan desde el sol y desde otros sistemas más distantes (como Sirio, Pléyades, Antares, el sol central de la galaxia, etc.), penetran principalmente por el polo norte de la Tierra nutriendo su núcleo central y produciendo un “fluir toroidal” que envuelve en forma ininterrumpida a la esfera planetaria.
 Es así también como, análogamente, ocurre con los humanos alineados con sus almas-mónadas, de la manera siguiente:

Las energías solares (búdicas-átmicas) penetran por la coronilla del ser humano (su “polo norte”) y recorriendo el eje central (el canal vertebral), nutren primeramente el sol interno (chakra cardíaco) para proseguir luego su fluir hacia la base de la columna y los pies, desde donde la energía brota para moverse en forma envolvente ‘hacia arriba’, formando un ovoide de luz que a la altura de la cabeza vuelve a introducirse por la coronilla, para volver así, en forma continua, a efectuarse el circuito.

(Esta es la circulación toroidal básica, que en realidad es algo más compleja, pero aquí se muestra en forma simple. También existen otras  circulaciones de energías, como las que fluyen en dirección desde la base de la columna hacia la cúspide de la cabeza, que no se detallan aquí).

Como podréis ver, el circuito toroidal es análogo en el planeta como en los seres humanos que están alineados con su Yo Superior. No ocurre así con los humanos que no poseen tal conexión (ANTAKARANA) establecida.
Esa conexión o “puente” es ‘conciencia pura’, y se va generando con el esfuerzo intelectual y reflexivo del ser humano (un esfuerzo que involucra el pensar, el sentir y el actuar, no solo las teorizaciones intelectuales).
Es por este motivo que hemos insistido en tantas transmisiones pasadas en la importancia del estudio, de la reflexión y del discernimiento, ya que es a través de ese esfuerzo como “el puente de conciencia” entre lo superior y lo inferior es construido; y es una vez construido (o ya avanzada su construcción) como las nuevas energías solares que penetran al orbe planetario pueden comenzar a circular por el aura del hombre. Si tal “puente interno” no está construido (al menos en gran medida), las energías crísticas que están circunvalando a la Tierra no pueden circular por el campo magnético humano.
Esta tarea es de esfuerzo individual.

Algunos estudiantes piensan que la ‘Iluminación’ llega sola, como efecto de la elevación vibracional del Planeta; y si bien algo de verdad hay en ello, es mayormente una idea errónea, ya que, como hemos visto, el puente interno que hace posible que las energías superiores fluyan por el ser humano debe construirlo a través de la experiencia y de la actividad reflexiva el propio individuo. Esto no ocurre tan solo “esperando” que ocurra, sino con “tarea interior” para abrir ‘canales de comprensión’.
Sin el ejercicio del discernimiento constante, la progresiva clarificación de los conceptos, y el paralelo desarrollo de la inteligencia total (mental, emotiva y espiritual) el “puente de conciencia” entre la vida personal y la Vida Superior no “aparece”.
Es por este motivo que dijimos que la idea de muchos estudiantes de que “la Iluminación se produce tan solo entregándose al proceso ascensional del Planeta”, es una idea verdadera solo en parte, debido a que en aquellos que ya tienen construido su puente interno así ocurre, pero en quienes no tienen aún el ‘puente antakarana’ construido esa teoría no es verdadera. Todo depende, como siempre, del grado de evolución de las almas. Por lo tanto, la mayoría de las verdades son “relativas”, no absolutas, y el estudiante debe discernir para ver las “relatividades” con inteligencia y claridad, para no caer ya más en espejismos. Esto último es una comprensión que también forma parte de la construcción del puente interno de conciencia.

Hemos querido introducir este tema una vez más, pero con puntos conceptuales específicos diferentes, para la reflexión.
Descubra cada estudiante cuál es su “tarea interna” a ser efectuada.


PAZ DEL SOL EN LOS CORAZONES


Instructor Interno




2 comentarios: